miércoles, 30 de septiembre de 2015

GARBANZOS ESPECIADOS CON TOMATES CHERRY Y YOGURT


Si os apetecen unos garbanzos distintos, esta es la receta. Sorprendente, fácil y muy rica. Se sirve templada, y es un entrante perfecto, tanto en verano como en invierno.

Ingredientes para tres personas:

- Un bote de garbanzos cocidos.
- Nueve tomates cherry.
- Una cebolla roja.
- Un yogur griego natural.
- Una cucharadita de cilantro en polvo.
- Una cucharadita de comino en polvo.
- Un manojo de cilantro.
- Orégano.
- Aceite de oliva.
- Sal.

Elaboración:

Picamos las hojas de cilantro y las reservamos.

Cortamos la cebolla roja en juliana y la escaldamos en agua hirviendo. Es decir, ponemos agua en una cazuela y la calentamos hasta que hierva; en ese momento añadimos la cebolla y, cuándo el agua comience de nuevo a hervir, retiramos del fuego y, con mucho cuidado para no quemarnos, escurrimos y reservamos.

Cortamos los tomatitos por la mitad, y los marcamos en una sartén con un hilo de aceite de oliva. 

Seguidamente, lavamos muy bien los garbanzos para eliminar el líquido conservante, y los escurrimos. En una sartén con un hilo de aceite salteamos los garbanzos con el cilantro en polvo, el comino, el orégano, y las hojas de cilantro picadas (reservamos unas cuantas hojas para decorar el plato), y una pizca de sal. Comprobamos el punto de sazón y rectificamos si es necesario. 

Emplatamos los garbanzos calientes, con la cebolla templada y los cherrys calientes, añadimos una buena cucharada de yogurt, y decoramos con las hojas de cilantro picadas. Deliciososo y muy, muy fácil.

jueves, 24 de septiembre de 2015

MUFFINS DE ARÁNDANOS Y QUESO CREMA



Os traigo unos muffins que hay que preparar sí o sí, porque son una delicia. Arándanos y queso crema, una combinación irresistible, con un toque de vainilla. No podrás comer sólo uno.

Ingredientes:

- 130 gramos de harina.
- 100 gramos de azúcar.
- 125 gramos de yogurt natural.
- 40 mililitros de aceite de girasol.
- Media cucharadita de levadura en polvo.
- Un cuarto de cucharadita de bicarbonato.
- Un cuarto de cucharadita de sal.
- Un huevo.
- Media cucharadita de vainilla en polvo.
- 50 gramos de arándanos rojos secos.
(las cucharaditas son cucharaditas pequeñas, de café).

Para la crema de queso:

- 150 gramos de queso crema.
- Azúcar al gusto. 

Para el horneado necesitamos:

- Moldes de papel.
- Una bandeja de muffins (no es necesaria, pero sí muy recomendable). 
- Y una rejilla para enfriarlos.

Preparación:

Comenzamos con la crema de queso. En un bol aplastamos el queso crema con un tenedor hasta que se reblandezca un poco. Añadimos azúcar a nuestro gusto, mezclamos y reservamos en el frigorífico.

Cortamos los arándanos en pequeños trocitos y reservamos. 

Para elaborar la masa de los muffins se mezclan por separado los ingredientes secos y los ingredientes húmedos. Es decir, mezclamos en un bol la harina, el azúcar, la levadura, el bicarbonato, la sal y la vainilla en polvo, hasta integrarlo todo. Y en otro bol batimos el huevo y añadimos el aceite y el yogurt, y batimos ligeramente, sólo lo suficiente para conseguir que se mezclen.

Cuándo tengamos las dos mezclas, las juntamos y las mezclamos con movimientos suaves y envolventes. Es importante no batir mucho, tan solo lo necesario para integrar ambas mezclas y obtener una masa lisa y homogénea (si batimos mucho obtendríamos unos muffins duros).

Terminamos nuestra masa incorporando los arándanos troceados.

Precalentamos el horno a 180º.

En una bandeja de muffins ponemos los moldes de papel. Ponemos una cucharada (sopera) de masa en cada molde, seguidamente una cucharada (de postre) del queso crema preparado, de nuevo una cucharada (sopera) de masa, y terminamos con otra cucharada (de postre) de queso. Horneamos durante veinte minutos aproximadamente; sabremos que están listos cuando al introducir una brocheta ésta salga seca.

Los sacamos del molde en cuanto podamos, con mucho cuidado para evitar quemarnos, y los dejamos enfriar sobre una rejilla. Riquísimos.

Consejos y aclaraciones:

- Las cucharadas: una cucharada grande es una cucharada sopera, una cucharada es una cucharada de postre, y una cucharadita es una cucharada de café. 

- Podemos utilizar vainilla en polvo o vainilla líquida. La única diferencia es que la primera se mezcla con los ingredientes secos, y la segunda se incorpora a los ingredientes líquidos.

- Hay que llenar dos tercios del molde para evitar que se salga la masa durante el horneado.

- Es importante no batir en exceso la masa para conseguir unos muffins tiernos y esponjosos.

- La bandeja de muffins es muy útil para que la masa crezca hacia arriba y evitar que se abra el molde de papel.

- Se enfrían sobre una rejilla para que se aireen por debajo y no queden húmedos. 
 

jueves, 17 de septiembre de 2015

CANELONES DE RAGÚ DE POLLO CON BECHAMEL


Riquísimos estos canelones. Es cierto que es un plato elaborado, pero vale la pena prepararlo; además, lo que más trabajo da es preparar el relleno, pero podemos hacer el doble y congelar lo que sobre. Así la próxima vez será más fácil y rápido disfrutarlos. Vamos con la receta.

Ingredientes:

- Placas de canelones.
- Dos pechugas de pollo.
- Dos higaditos de pollo.
- Una cebolla grande.
- Dos zanahorias.
- Una cucharada de tomate concentrado.
- Medio vaso de vino blanco.
- Un vaso de caldo de ave.
- Un vaso de leche.
- Queso parmesano.
- Sal.
- Pimienta negra recién molida.
- Aceite de oliva virgen. 
- Bechamel (receta AQUÍ).

Preparación:

Comenzamos preparando el ragú. Pelamos y cortamos en brunoise la cebolla y las zanahorias. Lavamos las pechugas y los higaditos de pollo, y los cortamos en pequeños daditos. Calentamos un hilo de aceite de oliva en una sartén y sofreímos la cebolla; cuándo comience a tomar color añadimos la zanahoria y cocinamos cinco minutos. Seguidamente añadimos el pollo y los higaditos, salpimentamos y sofreímos el conjunto. Cuándo veamos que el pollo comienza a dorarse, incorporamos una cucharada de tomate concentrado, y cocinamos dos minutos. Regamos con el vino blanco y dejamos que cueza durante cinco minutos para que evapore el alcohol. Transcurrido este tiempo, añadimos el caldo de ave y la leche, y dejamos cocer a fuego lento, tapado, hasta que se absorban los líquidos durante al menos una hora (cuánto más tiempo, mejor). Si vemos que se consumen, añadimos caldo y leche a partes iguales. Al finalizar comprobamos el punto de sazón y rectificamos si es necesario.

Una vez listo el ragú, cocemos las placas de canelones en agua hirviendo con sal y una cucharada de aceite de oliva, durante el tiempo recomendado por el fabricante en el paquete. Seguidamente, escurrimos y refrescamos la pasta bajo el chorro de agua fría, para cortar la cocción, y dejamos que escurran totalmente el agua.

Colocamos las placas de canelones cocidas sobre la encimera y las rellenamos con el ragú, cerramos, y las colocamos en una bandeja de horno pincelada con bechamel. Los cubrimos con el resto de la bechamel, espolvoreamos queso parmesano recién rallado, y los gratinamos en el horno hasta que se doren. Y a la mesa sin dilación.

Consejos:

- Como ya he comentado, lo ideal es preparar ragú de sobra y congelarlo para la próxima.

- Hay que vigilar de cerca el ragú, y procurar que no se queme.

- Una cucharada de tomate concentrado es suficiente, porque su sabor es muy pronunciado. Si a pesar de ello el sabor es demasiado fuerte, se soluciona añadiendo más caldo de ave y leche, y dejando cocer el conjunto hasta que se absorban.

- Hay que cortar la pechuga y los higaditos en pequeños trocitos a cuchillo. Queda mucho más rico que si utilizamos una picadora.

- También se pueden utilizar placas de canelón precocidas, aunque yo prefiero cocerlas en casa.

- El tomate concentrado se encuentra fácilmente en las estanterías de los supermercados. Yo lo compro en Mercadona (tomate doble concentrado).

- El ragú es una preparación típica de la cocina italiana, que consiste en cocer una carne a baja temperatura en su propio jugo, durante un lapso prolongado de tiempo. El más conocido es el ragú bolognese. 

- Cortar en brunoise es trocear las verduras en pequeños dados uniformes de unos cinco milímetros.

sábado, 12 de septiembre de 2015

PAN DE PITA


Perfecta esta receta del libro Pan Casero de Ibán Yarza, que recomiendo encarecidamente porque explica con mucha claridad cómo hacer pan en casa, los ingredientes, los utensilios, la masa madre, el amasado, fermentación...en fin, todo lo necesario para conseguirlo. Y además, con un montón de recetas buenísimas. Yo había preparado pan de pita con otras recetas, pero como ésta ninguna: muy fácil, muy rápido, y un pan riquísimo. 

Ingredientes:

- 375 gramos de harina de fuerza.
- 25 gramos de harina integral. 
- 250 mililitros de agua.
- 10 gramos de azúcar.
- 5 gramos de sal.
- 5 gramos de levadura fresca.

Preparación:

Mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una masa, y amásala sobre la superficie de trabajo plegándola sobre sí misma y haciéndola rodar. Cinco minutos serán suficientes.

La dejamos reposar durante media hora aproximadamente o hasta que doble su tamaño. Seguidamente dividimos la masa en porciones de 80 gramos, hacemos bolas girándolas rápidamente con las manos y las estiramos con el rodillo hasta que tengan un diámetro de unos quince centímetros y tres o cuatro milímetros de grosor (medida recomendada por Ibán Yarza que resulta perfecta). Colocamos las pitas sobre papel de hornear, separadas, y dejamos fermentar un cuarto de hora.

Precalentamos el horno a 250º y las horneamos por tandas. Es increíble ver como enseguida comienzan a hincharse; a los dos minutos aproximadamente (depende del horno) hay que darles la vuelta, y en otros dos minutos estarán listas. En cuanto salgan del horno hay que envolverlas en un paño para que se mantengan tiernas, con mucho cuidado porque el vapor de agua que sueltan quema.

Deliciosas rellenas con una receta que verá pronto la luz en el blog. También se pueden utilizar a modo de cuchara, sobre todo para comer currys.



sábado, 5 de septiembre de 2015

CRÊPES DE JAMÓN COCIDO Y QUESO TIERNO


Crêpes con cualquier cosa, con champiñón, pollo, queso, jamón, salmón... o con un relleno dulce: chocolate, nata, fresas... La verdad es que siempre están deliciosas, y en este caso, son una cena fantástica y rápida.

Ingredientes:

- Crêpes (receta  AQUÍ).
- Jamón cocido.
- Queso tierno.
- Queso parmesano rallado.
- Perejil fresco picado.
- Ensalada verde.

Preparación:

Cuándo tengamos las crêpes preparadas, cortamos el jamón cocido y el queso en pequeños trocitos y los mezclamos. Rellenamos los crêpes con ellos como si fueran canelones, los colocamos en una bandeja de horno o microondas, espolvoreamos queso parmesano rallado, y los gratinamos unos minutos en el horno, o en el microondas, hasta que el queso se funda. 

Acompañamos con una ensalada verde al gusto. Deliciosas.

jueves, 3 de septiembre de 2015

GAZPACHO


Sé que no es el auténtico gazpacho andaluz, pero así es como nos gusta en casa. Sólo es mi versión, mi gazpacho. 

Ingredientes:

- Cinco tomates rojos.
- Media cebolla tierna.
- Medio pimiento rojo.
- La cuarta parte de un pepino pequeño.
- Un diente de ajo.
- Vinagre de manzana.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Cebollino (opcional).

Preparación:

Pelamos, lavamos y cortamos todas las hortalizas, las ponemos en el vaso de la batidora, aliñamos con vinagre de manzana, aceite de oliva y sal al gusto, y trituramos hasta conseguir una crema fina. Lo probamos y sazonamos de nuevo si es necesario. Seguidamente lo pasamos por el chino para eliminar semillas del tomate y cualquier resto de piel. Y al frigorífico, porque lo mejor es beberlo muy frío.

Yo lo he adornado con un poco de cebollino picado, que además le da un toque muy agradable. 

Cumplo lo dicho: fácil, fácil.

martes, 1 de septiembre de 2015

ENSALADA DE PASTA CON TOMATE, SALMÓN AHUMADO, Y VINAGRETA DE MOSTAZA



Una ensalada rica, fresca y muy completa. Ideal en verano cuándo el calor no da tregua.

Ingredientes:

- 250 gramos de tortiglioni o macarrones.
- Dos tomates de rama.
- 200 gramos de salmón ahumado.
- Ocho tomates secos en aceite (receta AQUÍ).
- Dieciséis aceitunas negras sin hueso.
- Lechugas variadas.
- Aceite de oliva virgen.
- Vinagre de manzana al gusto.
- Mostaza dulce al gusto.
- Sal.

Preparación:

Comenzamos cortando los ingredientes: los tomates y el salmón en brunoise, las aceitunas en rodajas finas, y los tomates secos en aceite en tiras finas. Reservamos en el frigorífico.

Seguidamente preparamos la vinagreta. Para ello emulsionamos (con la batidora eléctrica o batiendo con un tenedor) tres cucharadas de aceite de oliva virgen, una cucharada de vinagre, media cucharada de mostaza dulce, y una cucharadita de sal. Probamos y rectificamos si es necesario.

Mezclamos la vinagreta con el resto de ingredientes y reservamos en el frigorífico.

Cocemos la pasta en agua hirviendo el tiempo que indique el fabricante en el paquete. Enjuagamos bajo el grifo de agua fría y escurrimos. Agregamos a la pasta la mezcla reservada, y enfriamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

En el último momento, disponemos las lechugas variadas en un plato, y sobre ellas la pasta. Yo lo he adornado con unas florecillas de salmón ahumado que he reservado.

Lo dicho, rica, rápida y fresquita. Y fácil. 

Consejos y técnicas:

- Las cantidades en la vinagreta son orientativas, y dependerán del gusto de cada cual.

- La pasta la enjuagamos con agua fría para cortar la cocción, y es muy importante escurrirla bien para que un exceso de agua no arruine el plato.

- Respecto a las lechugas, yo suelo comprar un paquete de brotes verdes variados, lavados y listos para utilizarlos. Es rápido y práctico.

- Cortar en brunoise es trocear las verduras en pequeños dados uniformes de unos cinco milímetros.