jueves, 20 de julio de 2017

COUS COUS CON VERDURA, SALMÓN FRESCO, MENTA Y PISTACHOS.


Hoy os traigo una receta riquísima, con salmón fresco, un  cous cous muy especial, y el toque final de los pistachos y la menta. Un plato fácil y ligero, ideal para el verano, que encontré en uno de los números de la revista Saber cocinar.

Y, además, es plato único: pasta, verdura, pescado y frutos secos. 

Ingredientes para cuatro personas:

- Cuatro filetes de salmón fresco, sin piel y sin espinas.
- 250 gramos de cous cous.
- 250 mililitros de agua.
- Una cebolla.
- Dos zanahorias.
- Un calabacín.
- Un tomate rojo y maduro.
- 50 gramos de pistachos pelados.
- Unas hojitas de menta.
- Pimienta negra recién molida.
- Una cucharadita de orégano seco.
- Media cucharadita de comino molido.
- Aceite de oliva virgen.
- Sal.

Preparación:

Comenzamos con la verdura: pelamos , lavamos y cortamos en dados muy pequeños, la cebolla, las zanahorias, el calabacín (sin pelar), y el tomate (sin pepitas), y reservamos sin mezclar.

En un hilo de aceite de oliva sofreímos la cebolla con una pizca de sal, hasta que comience a dorarse, añadimos las zanahorias y el calabacín y seguimos friendo hasta que se doren. Añadimos el orégano y el tomate, removemos, apagamos el fuego, comprobamos el punto de sazón y rectificamos si es necesario. Reservamos.

Mientras se fríen las verduras, ponemos el cous cous en un recipiente amplio con una cucharadita de sal y media cucharadita de comino molido. Llevamos a ebullición 250 mililitros de agua (un cuarto de litro), y la vertemos sobre el cous cous, añadimos una cucharada de aceite de oliva virgen, removemos, y reservamos tapado con un paño para que se hidrate.

Troceamos los pistachos con la mano, y lavamos y picamos a cuchillo las hojas de menta si son grandes, si son pequeñas las dejamos enteras. Reservamos.

Limpiamos los lomos de salmón, quitándoles la piel y las espinas, y los cortamos en dados. Salpimentamos y los salteamos en una sartén con un hilo de aceite. 

Calentamos de nuevo la verdura en la sartén, añadimos el cous cous hidratado, y mezclamos integrando todos los ingredientes.

Y al plato: una base de cous cous, sobre él los dados de salmón, los pistachos, y  por último la menta. Muy, muy, muy bueno.

Consejos:

- Para hidratar el cous cous, necesitamos la misma cantidad de líquido que de pasta. Y es conveniente añadir aceite o mantequilla para que no se apelmace.

- Importantísimo retirar todas las espinas del salmón, para que nadie se lleve una sorpresa desagradable.

- El tomate se cocina ligeramente con el calor del resto de verduras.

- El salmón no hay que cocinarlo en exceso porque se reseca. 


viernes, 7 de julio de 2017

HOJALDRE DE FRUTA CON CREMA PASTELERA


Estamos en el mejor momento del año para disfrutar de un hojaldre con fruta y crema pastelera, porque en verano es cuando más variedad tenemos en los mercados. Yo he elegido fresas, kiwi, melocotón, frambuesas y cerezas, pero cualquier combinación estará buenísima; elige la que más te guste y decídete porque lo único que puede resultar un pelín complicado es la crema pastelera, pero si sigues la receta, sale seguro.

Ingredientes:

- Una lámina de hojaldre.
- Un melocotón.
- Un kiwi.
- Cuatro fresas.
- Diez frambuesas.
- Ocho cerezas.
- Dos cucharadas de mermelada de melocotón.

Para la crema pastelera:

- 250 mililitros de leche.
- 250 mililitros de nata para montar.
- 3 yemas de huevo.
- 70 gramos de azúcar.
- 40 gramos de maizena.
- Piel de limón.
- Menta fresca.

Preparación:

Comenzamos con la crema pastelera: calentamos la leche, la nata, la piel de limón y la mitad del azúcar hasta que hierva.

En un bol, mezclamos las yemas de huevo con la maizena y la otra mitad de azúcar. 

Preparamos un bol con agua muy fría, donde quepa el cazo o cazuela donde vamos a calentar la crema. No hay que poner demasiada agua porque podría rebosar y mojar la crema.

Añadimos el líquido caliente al bol, poco a poco, mientras removemos con un batidor de varillas para evitar que cuaje el huevo. Colamos y calentamos de nuevo hasta que hierva, removiendo siempre con las varillas, y comprobaremos como la crema va espesando paulatinamente. Retiramos del fuego y metemos el cazo con la crema, dentro del bol con agua fría (sin que entre agua en la crema). Dejamos enfriar y reservamos en el frigorífico tapado con papel film, o en un tuper bien cerrado.

Precalentamos el horno a 180º, y horneamos el hojaldre durante aproximadamente quince minutos en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado, o hasta que se dore sin quemarse. Lo sacamos del horno, enfriamos sobre una rejilla y reservamos tapado con un paño.

Lavamos, pelamos y fileteamos el melocotón, kiwi y fresas, lavamos y deshuesamos las cerezas, y lavamos las frambuesas. Reservamos bien escurridas y tapadas en el frigorífico, o a temperatura ambiente si no hace calor.

Este postre se monta justo antes de comerlo, para que el hojaldre no se reblandezca. Repartimos una capa generosa de crema pastelera sobre el hojaldre, dejando un centímetro libre en el borde, y colocamos las frutas sobre ella. Templamos unos segundos en el microondas la mermelada de melocotón, y pincelamos la fruta. Y os aseguro que no quedará ni una miga.

Consejos:

- La crema pastelera debe estar fría, por eso es conveniente prepararla con anticipación.

- Personalmente, el hojaldre que más me gusta es el que venden en Lid'l. No en vano es uno de sus productos estrella.

- Creo que es buena idea preparar porciones individuales, porque el hojaldre se rompe al cortarlo.



 

sábado, 1 de julio de 2017

PIZZA DE HORTALIZAS CON ACEITUNAS


Sin duda, ésta es mi pizza favorita, y además creo que es una opción muy saludable y mediterránea, con masa casera, y hortalizas frescas.

Ingredientes:

Para la masa (salen cuatro pizzas):

- Medio kilo de harina de fuerza.
- 250 ml. de agua.
- 12 gramos de levadura fresca (media pastilla).
- Una cucharada de aceite de oliva virgen extra.
- Una cucharadita de sal.


Para el relleno:

- Dos cucharadas de tomate frito casero (receta aquí).
-  Medio pimiento verde.
- Un tomate rojo.
- Medio calabacín.
- Una cebolla tierna.
- Queso mozzarella rallado.
- Aceitunas negras sin hueso.
- Aceite de oliva virgen.
- Orégano o albahaca.

Preparación: 

Comenzamos con la masa.  Pesamos la harina y la ponemos en un bol, añadimos una cucharadita de sal, una cucharada de aceite de oliva, y la levadura fresca disuelta en los 250 ml. de agua templada. Mezclamos bien, volcamos en la superficie de trabajo, previamente enharinada, y amasamos durante al menos diez minutos hasta obtener una masa elástica. Formamos una bola y dejamos levar tapada con un paño en un lugar tranquilo y sin corrientes de aire.  Por supuesto, también podemos preparar la masa en una amasadora, nos facilitará mucho la labor.

Cuándo la masa haya doblado su volumen, la volcamos en la encimera, previamente enharinada, y la dividimos en cuatro porciones (hay masa suficiente para cuatro pizzas redondas). Tomamos una porción, formamos una bola, y la estiramos con un rodillo dándole la forma deseada, y procurando que quede una masa fina. La trasladamos a la bandeja de horneado, que previamente habremos pincelado con aceite, y la dejamos reposar unos 15 minutos.


Mientras tanto, lavamos y cortamos las hortalizas, el calabacín y el tomate en finas lonchas, la cebolla y el pimiento en aros. Y fileteamos también las aceitunas negras.

Y montamos la pizza, en diez sencillos pasos:

1.- Un hilo de aceite de oliva virgen sobre la masa.
2.- Dos cucharadas de tomate frito casero, que cubran toda la masa, excepto el borde.
3.- El calabacín loncheado.
4.- El pimiento verde .
5.- Los aros de cebolla tierna.
6.- Una pizca de sal sobre las hortalizas.
7.- Una capa generosa de queso mozzarella rallado.
8.- Las aceitunas.
9.- Las rodajas de tomate.
10.- Una pizca de sal sobre el tomate.

Y al horno, hasta que la masa esté crujiente y el queso fundido. Espolvoreamos sobre la pizza orégano al gusto, o unas hojitas de albahaca fresca. 

Riquísima, y nada que ver con las pizzas preparadas que venden en el súper. 

Consejos:

- Cuando traslado la masa a la bandeja de horno, doblo los bordes de la pizza sobre sí misma, creando una especie de cordón que impide que los ingredientes rebosen y manchen el molde o el horno. Así me libro de los restos pegados difíciles de limpiar.

- Esta pizza admite otros ingredientes, como pimiento rojo, champiñón, alcachofa, aceitunas verdes....imaginación al poder.

- Si tenemos una mandolina, es el momento de utilizarla para lonchear el calabacín. Y si no, a cuchillo procurando que sean finas.

- Una vez montada la pizza con todos los ingredientes, debe entrar al horno lo antes posible, para que la masa no se humedezca en exceso.