sábado, 30 de mayo de 2015

SALSA BECHAMEL


Una salsa básica que utilizaremos en múltiples preparaciones. Sin duda alguna, la mejor receta es la que preparamos en casa. 
Además de los ingredientes, para obtener una bechamel sin grumos, es imprescindible utilizar unas varillas, cocerla a fuego lento y, sobre todo, paciencia.

Ingredientes:

- 50 gramos de mantequilla.
- 50 gramos de harina.
- Leche.
- Una pizca de nuez moscada rallada.
- Una pizca de pimienta negra molida.
- Sal.

Preparación:

En un cazo metálico calentamos la mantequilla a fuego lento. Cuándo esté fundida añadimos la harina y removemos con las varillas hasta que se cocine, es decir, hasta que comience a dorarse. En ese momento añadimos poco a poco la leche tibia sin dejar de remover con las varillas. Sazonamos con sal, pimienta y una pizca de nuez moscada, y seguimos cocinando. Cuándo comience a hervir irá espesando poco a poco. 
La cantidad de leche dependerá del espesor que necesitemos, según el uso que vayamos a darle. Hay que tener en cuenta que espesará cuándo se enfríe.
La bechamel tiene que cocer aproximadamente diez minutos, sin dejar de remover con las varillas, y a fuego lento. Una vez lista comprobamos el punto de sazón y rectificamos si es necesario.
Si la salsa nos ha quedado muy espesa, la solución es muy fácil: añadir más leche.

domingo, 24 de mayo de 2015

CURRY DE POLLO


A mi hija Andrea y a mí nos encanta el curry de pollo, y esta es la mejor receta que hemos probado, extraída de mi admirado blog Mercado Calabajío.

He modificado algunas cantidades, con la finalidad de obtener mayor cantidad de salsa, que sin duda es lo mejor de este plato.

Ingredientes:

- Dos pechugas de pollo.
- Un pimiento amarillo.
- Una cebolla grande.
- Una cucharada de curry.
- 250 ml. de leche de coco.
- 125 ml. de caldo de ave.
- Dos cucharadas de mantequilla clarificada (ghee). Receta AQUÍ.
- Un diente de ajo.
- Ralladura de una lima.
- Media cucharada de jengibre fresco rallado.
- Una cucharadita de chili seco.
- Hojas de cilantro fresco.
- Pimienta de sichuán. 
- Sal. 

Preparación:

Troceamos la cebolla y el pimiento amarillo, y cortamos el pollo, libre de grasa, en pequeños dados. Calentamos dos cucharadas de mantequilla clarificada en una sartén, y doramos el pollo. Retiramos y reservamos. En la misma mantequilla sofreímos la cebolla y el pimiento hasta que la cebolla esté transparente.

Mientras tanto, rallamos la piel de una lima, añadimos el jengibre, el cilantro, el ajo pelado y fileteado, unos granos de pimienta, el chili, y el caldo de pollo, y trituramos. Colamos la mezcla y la añadimos a la sartén. Incorporamos la leche de coco y el curry, y cocemos aproximadamente 10 minutos. Trituramos la mezcla y volvemos a cocer a fuego lento otros 10 minutos, o hasta que espese. En ese momento añadimos el pollo reservado, 10 minutos de cocción, y listo. Riquísimo acompañado de arroz blanco.

No falla: absolutamente delicioso. 

jueves, 14 de mayo de 2015

MACARRONES CON SALSA DE TOMATE Y ATÚN



Comencé a preparar esta salsa cuándo mis hijos eran pequeños y no les gustaba encontrar "tropezones" con la pasta, y se quedó en casa para siempre, porque está muy rica.

Ingredientes:

- 300 gramos de macarrones.
- Un diente de ajo.
- Una cebolla.
- Una zanahoria.
- Un bote de un kilo de tomate triturado.
- 200 gramos de atún en aceite (conserva).
- Queso parmesano rallado.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Azúcar.

Preparación:

Comenzamos preparando la salsa de tomate y atún. Picamos el ajo, y troceamos la cebolla y la zanahoria en brunoise. En una sartén amplia con tres cucharadas de aceite de oliva, freímos el ajo y, cuándo comience a dorarse añadimos la cebolla. dejamos que sofría hasta que esté blandita, incorporamos la zanahoria y sofreímos el conjunto. Cuándo la cebolla tome color dorado es el momento de añadir el tomate triturado, sazonamos con sal y azúcar, y dejamos que se fría a fuego lento, tapado, durante aproximadamente media hora.Transcurrido este tiempo, el tomate habrá espesado.   

Abrimos las latas de atún y ponemos su contenido en un bol, añadimos la salsa de tomate preparada, y trituramos hasta obtener una mezcla homogénea. Probamos y sazonamos si es necesario.

Calentamos agua en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva y sal. Cuándo hierva añadimos los macarrones, y cocemos durante el tiempo indicado por el fabricante en el paquete. Enfriamos bajo el grifo de agua fría, escurrimos y mezclamos con la salsa. La cantidad de salsa que añadimos depende del gusto de cada uno; a mí siempre me sobra, y aprovecho para congelarla y utilizarla en otra ocasión.

Horneamos la pasta durante quince minutos, a 150º, y servimos acompañada de queso parmesano rallado, para que cada comensal se sirva a su gusto.
 

viernes, 1 de mayo de 2015

SALSA DE TOMATE {TOMATE FRITO CASERO}


Resulta muy cómodo comprar tomate frito ya preparado, aunque no hay ninguno como el casero, sobre todo si queremos librarnos de conservantes, colorantes, y otros aditivos. 

Preparar una salsa de tomate es muy fácil, y sin duda vale la pena por salud y sabor. Hoy os presento la receta básica, que se puede enriquecer con otros ingredientes, como pimiento, calabaza, chalota, puerro, zanahoria..., y aromatizar con especias y hierbas aromáticas, como albahaca, romero, orégano... 

Ingredientes:

- Un diente de ajo.
- Una cebolla.
- Un kilo de tomates rojos y maduros.
- Azúcar.
- Sal.
- Aceite de oliva.

Preparación:

Pelamos y cortamos el diente de ajo en lonchitas: pelamos y cortamos la cebolla en brunoise.

En una cazuela o sartén calentamos dos cucharadas de aceite de oliva, y sofreímos el ajo (cuidado, se quema enseguida). Cuándo comience a dorar añadimos rápidamente la cebolla, y dejamos que fría hasta que esté dorada, a fuego lento y sin prisas. 

Mientras tanto, pelamos los tomates y los troceamos en pequeños dados. Cuando la cebolla esté dorada, incorporamos el tomate, una cucharadita de azúcar y una de sal, tapamos, y dejamos cocer a fuego lento, sin prisa, durante una hora al menos. Hay que vigilar que no se pegue el tomate en la sartén, y remover el conjunto varias veces.

Cuándo esté listo, trituramos, pasamos por el chino, sazonamos si es necesario, y listo: tomate frito casero, ideal para acompañar platos de carne o pescado, pasta, legumbres, empanadillas, y un sinfín de recetas. Además, congela perfectamente.

Consejos:

- Podemos quitar o no las pepitas a los tomates. Yo no las quito, porque paso la salsa por el chino. Si no vais a tamizarlos, lo mejor será quitar las pepitas.

- Cortar en brunoise es trocear las verduras en pequeños dados uniformes, de unos cinco milímetros.

- También podemos utilizar un bote de tomate triturado, aunque el sabor es incomparable con tomates frescos. 

- El azúcar se utiliza para contrarrestar la acidez del tomate, pero si conseguís unos buenos tomates maduros y con sabor, no será necesario.