sábado, 18 de julio de 2015

PECHUGAS DE POLLO A LA NARANJA


Espectacular esta salsa, inspirada en el Pollo a la naranja de webos fritos, el reputado blog de cocina con miles de recetas deliciosas que siempre salen bien.

Ingredientes:

- Cuatro pechugas fileteadas.
- Zumo de tres naranjas.
- Una cebolla tierna.
- Un diente de ajo.
- Una cucharada de harina.
- Una cucharada de azúcar.
- Media cucharada de perejil.
- Media cucharada de tomillo.
- Medio vaso de brandy de jerez.
- Pimienta negra recién molida.
- Aceite de oliva virgen.
- Sal.

Preparación:

Cubrimos los filetes de pollo con el zumo de naranja, y los dejamos macerar en el frigorífico durante toda la noche (o al menos dos horas).

Cuándo el pollo ya esté macerado, lo sacamos, escurrimos, y colamos el zumo. Reservamos el zumo. Seguidamente, calentamos aceite de oliva en una sartén o cazuela amplia, salpimentamos los filetes, los freímos, y reservamos.

Cortamos la cebolla en brunoise, y picamos el ajo a cuchillo. En la misma sartén dónde hemos frito el pollo, sofreímos el ajo e inmediatamente añadimos la cebolla, y la freímos a fuego lento hasta que esté blandita. En ese momento incorporamos una cucharada de harina, y damos unas vueltas para que se cocine. Seguidamente repartimos los filetes de pollo sobre el sofrito, regamos con el brandy, y cocemos durante cinco minutos para que evapore el alcohol. Añadimos el zumo de naranja, un vaso de agua, una cucharada de azúcar, el perejil, el tomillo, y cocemos el conjunto durante media hora, aproximadamente, hasta que la salsa reduzca. Probamos la salsa, si está ácida añadimos un poco de azúcar, y rectificamos el punto de sal si es necesario.

Lo dicho, espectacular.
 

martes, 14 de julio de 2015

ENSALADA DE LENTEJAS CON VINAGRETA DE MANGO


Una deliciosa y fresca ensalada, para comer lentejas también en verano.

Si utilizamos lentejas de bote ya cocidas, no tenemos ni que encender el fuego. Genial cuándo el calor aprieta y la cocina parece un horno. 

Ingredientes:

- 150 gramos de lentejas cocidas.
- Un mango.
- Una cebolla tierna.
- Dos tomates rojos.
- Cilantro fresco.

Para la vinagreta:

- Un poco de mango.
- Aceite de oliva.
- Vinagre de manzana.
- Sal.
- Pimienta negra recién molida.

Preparación: 

Pelamos, lavamos y cortamos en brunoise la cebolla tierna, los tomates y el mango (hay que reservar un poco de mango para la vinagreta). Lavamos y picamos el cilantro a cuchillo. Mezclamos todos estos ingredientes en un bol, y reservamos tapado en el frigorífico. 

Para preparar la vinagreta, ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora, y emulsionamos. Comprobamos el punto de sazón y rectificamos si es necesario. Reservamos tapada en el frigorífico.

A la hora de comer, tan solo tenemos que abrir el bote de lentejas, lavar y escurrir el producto para eliminar el líquido de conservación, y servir. Con ayuda de un aro de emplatar ponemos una capa de lentejas, seguidamente la mezcla de mango, cebolla y tomate con cilantro, aliñamos con la vinagreta, y espolvoreamos con cilantro picado. Y disfrutar, así de fácil, y así de rico.

Consejos:

- Si queremos que el plato esté fresco, hay que prepararlo con antelación y dejarlo un tiempo en el frigorífico.

- Si hemos preparado la vinagreta con antelación, hay que emulsionarla antes de servir. Será suficiente batirla con un tenedor o unas varillas.

- Cortar en brunoise es trocear las verduras en pequeños dados uniformes de unos cinco milímetros.

sábado, 11 de julio de 2015

GAZPACHO DE SANDÍA Y REMOLACHA


Mi gazpacho preferido, con tan sólo tres ingredientes. Buenísimo y con un color espectacular. El único requisito: que los tomates y la sandía estén maduros y ricos, que no es fácil.

Ingredientes:

- Un kilo de tomates de rama maduros.
- Un kilo de sandía (sin corteza).
- Media remolacha cocida, si es pequeña; o una cuarta parte si es grande.
- Aceite de oliva.
- Vinagre de manzana.
- Sal.
- Pimienta negra recién molida.
- Albahaca.

Preparación:

Pelamos, despepitamos y troceamos los tomates y la sandía. Troceamos también la remolacha, y lo ponemos todo en un bol, aderezamos con aceite de oliva y vinagre de manzana al gusto, sazonamos con sal y pimienta, y trituramos con una batidora de mano, o con una de vaso (en ese caso ponemos los ingredientes en el vaso, claro). Comprobamos el punto de sazón, y rectificamos si es necesario.

Yo lo paso por el chino, para eliminar posibles pepitas del tomate o de la sandía. Lo he adornado con unas hojitas de albahaca fresca, que le va de cine.

Un coctel de vitaminas, buenísimo y súper refrescante (imprescindible cuándo el calor aprieta). Y fácil, fácil, fácil.

miércoles, 8 de julio de 2015

HAMBURGUESA DE PESCADO CON SALSA TÁRTARA


Una propuesta sana, deliciosa y diferente.

En casa hemos probado recientemente las hamburguesas de pescado, y nos han encantado. Yo las he preparado con salmón y merluza, pero se puede utilizar cualquier otro pescado: lubina, dorada, trucha, bacalao...

Sin espinas y fácil de comer, para que nadie se queje.

Ingredientes para cuatro hamburguesas:

- 250 gramos de salmón.
- 250 gramos de merluza. 
- Media cebolla tierna.
- Un huevo batido.
- Pan rallado. 
- Aceite de oliva.
- Perejil.
- Sal.
- Pimienta negra recién molida.

Para la salsa tártara:

- Un huevo crudo.
- Un huevo cocido.
- Una cucharadita de vinagre de manzana.
- Un vaso de aceite de girasol.
- Dos pepinillos encurtidos.
- Perejil fresco.
- Una pizca de cebolla tierna.
- Sal.

Necesitamos un aro de emplatar, para dar forma a las hamburguesas, y papel vegetal (papel para hornear). Y para preparar la salsa tártara, imprescindible una batidora de mano.

Preparación:

Lavamos y picamos muy fina la cebolla (reservamos una pizca de cebolla cruda para la salsa tártara), y la doramos en un hilo de aceite con una pizca de sal. Reservamos.

Lavamos el pescado, quitamos todas las espinas, y lo cortamos en pequeños trocitos. 

Lavamos y picamos el perejil.

En un bol, mezclamos el pescado con la cebolla, un huevo batido, el perejil, sal y pimienta. Si la mezcla queda muy blanda, añadimos pan rallado. 

Cortamos el papel vegetal (papel para hornear) en cuadrados un poco más grandes que nuestro aro de emplatar. Dividimos el pescado en cuatro porciones iguales, colocamos el aro de emplatar aceitado encima de un cuadrado de papel, e introducimos una porción de masa, aplastamos con una cuchara para dar forma, y quitamos el aro. Repetimos el proceso hasta terminar con la mezcla de pescado.

Asamos las hamburguesas en la plancha con un hilo de aceite, procurando no pasarnos de cocción para evitar que queden secas.

Vamos con la salsa tártara, una mayonesa a la que añadimos cebolla, huevo cocido, pepinillos encurtidos y perejil. Para preparar la mayonesa necesitamos una batidora de mano.

Comenzamos preparando la mayonesa: ponemos un huevo crudo en el vaso de la batidora de mano, añadimos una cucharadita de vinagre de manzana, una cucharadita de sal, y una tercera parte del aceite de girasol. Introducimos la batidora en el vaso tocando el fondo, y comenzamos a batir, sujetando el vaso y sin mover la batidora. Cuándo comprobemos que la mezcla comienza a emulsionar, subimos lentamente la batidora y la movemos arriba y abajo, añadiendo el resto del aceite en un hilo, muy despacio, hasta que cuaje. Si nos queda muy líquida, podemos intentar arreglarlo añadiendo más aceite.

Cuándo tengamos preparada la mayonesa, añadimos un trocito mínimo de cebolla, y dos pepinillos picados. Batimos ligeramente, retiramos la batidora, e incorporamos el huevo cocido picado, y el perejil también picado. Comprobamos el punto de sazón, y rectificamos si es necesario. Y ya tenemos lista una deliciosa salsa tártara casera.

Servimos la hamburguesa de pescado acompañada de la salsa tártara y una ensalada verde.

Consejos y sugerencias:

- El papel vegetal sirve para que la hamburguesa no se nos pegue en la superficie de trabajo.

- Hay que aceitar el aro de emplatar antes de dar forma a cada hamburguesa, para que no se queden pegadas.

- A mí me gusta cortar el pescado a cuchillo. Creo que queda más rico que si utilizamos la picadora.

- La mayonesa se puede preparar con vinagre o con limón. Y, por supuesto, se puede utilizar aceite de oliva, aunque con el de girasol el sabor es más suave.

- También podemos comprar la mayonesa preparada y añadir el resto de ingredientes.
 

lunes, 6 de julio de 2015

CHAMPIÑON SALTEADO {RECETA DE GUARNICIÓN}


Sólo tres ingredientes para una guarnición buenísima.

Ingredientes:

- 250 gramos de champiñón.
- Aceite de oliva.
- Sal

Preparación:

Limpiamos, pelamos, y fileteamos el champiñón. Calentamos una sartén con un hilo de aceite y, cuándo esté bien caliente, incorporamos el champiñón y salteamos a fuego fuerte hasta que comience a soltar agua. En ese momento rebajamos el fuego, tapamos y dejamos que se cocine hasta que esté tierno. Retiramos, sazonamos, y listo.

Consejos:

- No hay que lavar en exceso el champiñón, porque absorbe el agua.

- La sartén tiene que estar caliente antes de añadir el champiñón. Si está fría, el agua que desprende el champiñón será negra, y el resultado será un champiñón oscuro nada atractivo.

- No es imprescindible pelar el champiñón, aunque sí muy recomendable. 

- Acompaña a la perfección platos de carne y pescado, sustituyendo a las consabidas patatas fritas.

miércoles, 1 de julio de 2015

CARROT CAKE {tarta de zanahoria}


Debo confesar que esta tarta me conquistó desde el primer bocado: el bizcocho especiado y húmedo, las nueces, la crema de queso... Lo tiene todo, es perfecta.

La utilización de la zanahoria, así como la calabaza y la remolacha, para endulzar los alimentos, se remonta a la Edad Media, cuando el azúcar y la miel estaban reservados a las clases altas. 

Estamos  ante una típica y famosa preparación de la repostería inglesa y estadounidense. Recetas hay muchas; ésta es la mía, con satisfacción garantizada.

Ingredientes:

- Dos vasos de harina.
- Un vaso de zanahoria rallada.
- Un vaso de aceite de girasol, y un poco más para untar el molde.
- Cuatro huevos medianos.
- 150 gramos de azúcar moreno.
- Un sobre de levadura.
- 75 gramos de nueces.
- Una pizca de sal.
- Una cucharadita de canela en polvo.
- Media cucharadita de clavo en polvo.
- Media cucharadita de jengibre en polvo.
- Media cucharadita de nuez moscada en polvo.

Para la cobertura:

- 300 gramos de queso crema.
- Azúcar blanco.

*El vaso que utilizamos para medir es un vaso de agua, normal y corriente, y la cucharadita es la pequeña, la de café.

**Necesitaremos un molde redondo desmontable de 22-25 cm., una manga pastelera y una boquilla rizada. 

Preparación:

En un bol, batimos los huevos con el azúcar moreno hasta que queden espumosos, añadimos el aceite y batimos de nuevo.

En otro bol, tamizamos la harina con la levadura, y mezclamos con la sal, las especias, y las nueces troceadas con las manos.

Seguidamente mezclamos los ingredientes líquidos con la zanahoria rallada y removemos con cuidado, con una espátula de silicona. A continuación, añadimos los ingredientes secos, y mezclamos con la misma espátula, hasta conseguir una masa homogénea. 

Pincelamos un molde redondo con aceite, vertemos la masa, y horneamos a 150º durante 15 minutos aproximadamente, o hasta que al pinchar con una brocheta, ésta salga limpia. Hay que controlar el horno para que no se nos queme el bizcocho.

Cuándo el bizcocho esté listo, sacamos del horno, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras se enfría, preparamos la cobertura. Tan fácil como mezclar el queso crema con azúcar blanco al gusto. A mí no me gusta que esté muy dulce, porque así contrasta mejor con el bizcocho.

Cuándo el bizcocho se haya enfriado, lo abrimos en dos mitades iguales con un cuchillo largo de sierra y, con ayuda de una manga pastelera y una boquilla rizada, rellenamos el bizcocho, tapamos con la mitad superior, y repetimos la operación con la manga pastelera, decorando la tarta como más nos guste.

DELICIOSA.

Consejos:

- La harina se tamiza junto con la levadura para evitar que se formen grumos en la masa. 

- Es fundamental desmoldar el bizcocho lo antes posible (sin quemarnos), y enfriar sobre una rejilla, para que no se humedezca.

- Si utilizamos un molde desmontable, será más fácil desmoldar el bizcocho. 

- La cantidad de especias utilizada es orientativa, y la adaptaremos a nuestros gustos.